NO A  LA VIOLENCIA SEXUAL ESCOLAR

 

no violencia.jpg

 

El abuso sexual puede ocurrir en la familia por parte de madre o padre, padrastro, hermano u otro pariente fuera de la casa (por amigos, maestros o un desconocido).

Cuando el abuso ha ocurrido, el niño presenta sentimientos, pensamientos y comportamientos angustiantes donde sus CONSECUENCIAS SON:

  • Interés o indiferencia de las relaciones sexuales.
  • Problemas al conciliar el sueño o pesadillas.
  • Depresión o aislamientos de su entorno familiar, amigos y escolares.
  • Lo que incluye Huidas del hogar, conductas autolesivas.
  • Bulimia – anorexia las cuales son manifestadas de manera oculta en la mayoría de los casos.
  • Problemas de conducta – agresividad- Abuso de substancias (drogas y/o alcohol)
  • Evidencias de abuso o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías.
  • Comportamiento o ideas suicidas.

  ¿CÓMO PREVENIR?

  • Tu cuerpo es tuyo y nadie debe tocarlo por eso se debe comunicar sobre su cuerpo y el cuidado que lo requiere.
  • Eliminar tabúes y mitos sobre la sexualidad.
  • Enseñar e identificar los diferentes tipos de caricias. Hablarle de lo aceptar caricias que no le gusten o la hagan sentir incómodo y a esto debe comunicarlo.
  • No permitir que el adulto lo amenace diciéndole “Si cuentas yo mataré a tu mama/papá” “Tú tienes la culpa”. Cuando en realidad el adulto es el que tiene la culpa.

El abuso sexual deja una marca, una huella difícil de borrar en la psique del niño. Lo cual requiere de tratamiento psicológico, apoyo, ayuda profesional, así es posible que salga adelante, se recupere emocionalmente y pueda continuar con su vida sin grandes traumas.

Psicólogas de la Institución

Lic. Carmita Iñahuazo

Lic. Verónica Martínez